ALIMENTACIÓN CONSCIENTE

 

Es la capacidad o habilidad de aplicar toda la atención o estar consciente del momento presente al alimentarse. Es decir implica comer a consciencia, prestando atención a cada bocado y a todo lo implicado en la alimentación (olor-sabor-textura-colores-formas).

No es una dieta, es una práctica que pretende favorecer una relación más saludable no la comida. Dicha práctica implica en términos generales el autoconocimiento y autocontrol en la relación con la comida mediante un trabajo a nivel mental y emocional, el cuidado de cuerpo a través del respeto hacia sus procesos fisiológicos y el entrenamiento y desarrollo de los 5 sentidos que están en estrecho vínculo con la experiencia de la alimentación.

A diferencia de las muchas estrategias que existen para perder peso, la alimentación consciente, pretende que este atento a las señales del cuerpo, que identifique cuando realmente tiene hambre o ganas de comer y de igual forma poder sentir la saciedad y detenerse a tiempo durante la comida.
De esta manera se logra una alimentación más acorde y saludable a lo que solicita el cuerpo, pudiendo evitar desde atracones, ingesta por estrés o emociones negativas.

Por esta razón la alimentación consciente puede ayudarle a lograr un peso saludable y a corregir los excesos de alimentos siendo de ayuda si se busca disminuir de peso.

Llevar una alimentación consciente no es algo que se logra de un día para otro, sino que se requiere de un entrenamiento y tiempo para alcanzar la consciencia plena del cuerpo y lo que a la alimentación se refiere.

Así, la Metodología 360 brinda el entrenamiento necesario para alcanzar la atención plena o consciencia necesaria para lograr el autoconocimiento para una alimentación consciente.